Los estados contables de las explotaciones agropecuarias están en general sujetos a las mismas normas contables aplicables en otras actividades, aunque la NIC 41 Agricultura incluye algunas disposiciones específicas que –en particular– son de interés en el tratamiento contable de los bienes de cambio y de determinados bienes de uso.

Los activos biológicos, es decir todos los seres vivos del reino animal y vegetal que forman parte esencial de la producción agropecuaria, deben generalmente medirse a su valor razonable menos los costos en el punto de venta. El mismo método de valuación se aplica a los productos agrícolas, es decir a los obtenidos de los activos biológicos, pero sólo como medición inicial en el punto de cosecha o recolección. Los bienes que surgen del procesamiento ulterior de los productos agropecuarios se miden de acuerdo a la NIC 2 Inventarios; si tal procesamiento es realizado por el mismo explotador agropecuario, lo cual es usual en el caso de emprendimientos agroindustriales, se considera como costo el valor ya dicho de los productos agrícolas.

El valor razonable menos los costos en el punto de venta de los productos agrícolas es típicamente su precio de mercado reducido por dos tipos de costos: transporte y otros costos necesarios para llevar los productos al mercado; y comisiones, cargos, impuestos, gravámenes y otros costos directos de venta. Aunque en principio cabe decir lo mismo del valor razonable menos los costos en el punto de venta de los activos biológicos, por supuesto que los mismos deben valuarse en el estado de crecimiento o desarrollo en que realmente están, lo cual puede llevar a la aplicación de métodos más elaborados para determinar su valor razonable. Sólo muy excepcional y transitoriamente la NIC 41 admite que sea imposible medir de forma fiable el valor razonable de activos biológicos, en cuyo caso los mismos deberán valuarse al costo menos la depreciación acumulada y cualquier pérdida acumulada por deterioro de valor; rara vez será transitoriamente válido apelar a esta valuación de activos biológicos, lo cual nunca es válido respecto a productos agrícolas.

Respetando en cada oportunidad el criterio de valuación antedicho, los bienes de cambio estarán típicamente sujetos a los siguientes movimientos o asientos contables:

  • Débito en el asiento de apertura por el valor de la existencia inicial.
  • Débitos por las existencias adquiridas, en la fecha y al valor de compra.
  • Débitos por los demás costos de producción, en las condiciones normales de las normas contables generales. Este débito, a diferencia de la mayoría de los otros débitos y créditos, no está usualmente vinculado a una cantidad física determinada de activos biológicos o productos agropecuarios.
  • Créditos por el costo de los activos biológicos y los productos agropecuarios vendidos. Cabe aclarar que, en el contexto de la NIC 41, el ganado en pie es siempre un activo biológico y no un producto agropecuario. Por supuesto, estos créditos implican débitos a resultados vinculados al costo de los bienes vendidos.
  • Débitos y créditos para reflejar otros cambios en la cantidad física de activos biológicos o productos agropecuarios, tales como nacimientos y muertes de animales y diferencias de inventario. Estos débitos y créditos implican también resultados vinculados al costo de los bienes vendidos.
  • Débitos y créditos simultáneos y por el mismo valor, sólo si el plan de cuentas utilizado lo exige, para reflejar cambios de categoría en el ganado, cosecha o recolección y cualquier otro cambio de clasificación contable.
  • Débitos o créditos, según corresponda y por lo menos al cierre del ejercicio, para reflejar los cambios en el valor de las existencias. Se trata de un simple ajuste de saldos contables consecuencia del criterio de valuación y de todo lo anterior, el cual se vuelca también como parte de los resultados vinculados al costo de los bienes vendidos. Cabe remarcar que este ajuste genera un resultado del ejercicio corriente y que no es admisible presentarlo como resultado extraordinario o como ajuste parcial por inflación.

Cuanto antecede es una mera introducción al tema, lo cual exige que la NIC 41 sea leída y analizada en su totalidad y que las demás normas contables adecuadas sean debidamente consideradas.

NOTA DEL AUTOR: El 02/09/2011 se editó ligeramente este comentario originalmente publicado el día anterior.

Additional information