IVA Frutas, Flores y Hortalizas

 

La ley 19.407 de 24/06/2016 cambió definitivamente aspectos fundamentales  del IVA de frutas, flores y hortalizas a partir del 1º de julio de 2016, fecha a la cual de todos modos caducaba la vigencia de algunas normas anteriormente vigentes.

 

Anteriormente existían dos regímenes de IVA en suspenso vinculados a la agropecuaria, uno general y el otro justamente referido a frutas, flores y hortalizas. Aunque con particularidades, ahora estos productos quedan dentro del régimen general. Por ende el régimen de IVA en suspenso de frutas, flores y hortalizas ahora cesa –como para la generalidad de los bienes primarios– cuando se transforme o altere su naturaleza, es decir cuando dejen de ser bienes en su estado natural. Pero, a diferencia del régimen general, el IVA en suspenso de frutas, flores y hortalizas cesará también en cualquiera de las dos siguientes circunstancias:

 

·         Cuando dichos bienes se importen, tal como era ya anteriormente.

 

·         Cuando dichos bienes se enajenen a consumidores finales, salvo cuando el enajenante sea directamente un productor agropecuario no obligado a tributar IRAE por el régimen general de contabilidad suficiente. Cabe precisar:

 

o   Las empresas, como ya sucedía anteriormente a efectos de la tasa mínima del IVA aplicable a estos bienes, no se consideran consumidores finales.

 

o   La salvedad no exige que efectivamente se tribute IRAE por el régimen general sino sólo que no se esté obligado a ello, de modo que sería de aplicación también a quienes pudiendo tributar IRAE por el régimen ficto optan por hacerlo por el régimen general.

 

o   El proyecto original del Poder Ejecutivo no contemplaba esta salvedad ni la otra mención que se verá a los productores agropecuarios no obligados a tributar IRAE.

 

El nuevo cese indicado en último término puede visualizarse como sustitutivo de otro previamente vigente, el cual se producía cuando los productores agropecuarios enajenaban los bienes en cuestión a sujetos pasivos de IRAE. El no mantenimiento de este otro cese vuelve práctica o generalmente intrascendentes algunas normas que han sido derogadas formalmente:

 

·         La no deducibilidad del IVA incluido en las adquisiciones de fruta de contribuyentes citrícolas o vitivinícolas exportadores o industriales.

 

·         Los créditos fiscales a los productores agropecuarios relacionados con el IVA de las enajenaciones de frutas, flores y hortalizas a sujetos pasivos de IRAE.

 

·         La traslación al ejercicio siguiente del eventual saldo a favor resultante de mayor IVA adquirido que vendido vinculado a los bienes en cuestión.

 

La ley 19.407 derogó la única circunstancia, anteriormente suspendida e inaplicable, en que se exoneraba la enajenación de frutas, flores y hortalizas. También modificó la anteriormente bastante confusa circunstancia en su enajenación generaba IVA a la tasa mínima, quedando tal tasa aplicable sólo a las enajenaciones realizadas por cualquier contribuyente de IVA –salvo otra vez productores agropecuarios no obligados a tributar IRAE por el régimen general– a consumidores finales. Como ya sucedía anteriormente, se mantiene que las empresas no son consideradas –tal como ahora sucede en el nuevo cese del IVA en suspenso– consumidores finales.

 

Otra modificación introducida por la ley 19.407 es que dejan de estar nominados como sujetos pasivos de IVA quienes tributan IMEBA por frutas, flores y hortalizas, quedando por tanto en la misma situación de la generalidad de los productores agropecuarios que tributan IMEBA.

Finalmente cabe destacar que la ley 19.407 faculta al Poder Ejecutivo a otorgar un crédito fiscal de hasta el 18.03% sobre el valor de adquisición de frutas, flores y hortalizas en determinados casos. Dado que este comentario ha sido escrito antes incluso que la ley 19.407 haya sido publicada en el diario Oficial, se ignora siquiera cuál es la intención del Poder Ejecutivo acerca del aprovechamiento de esta facultad.

Additional information