En concordancia con anuncios previos, el decreto 199/011 del 1º de junio de 2011 modificó -a partir del 1º de agosto de 2011- el tratamiento del sueldo anual complementario en las retenciones y anticipos de IRPF por rentas de trabajo. La interpretación y aplicación de dicho decreto -que de hecho incluye algún otro aspecto que excede a lo antedicho- puede al presente generar alguna duda, sobre lo cual también versa lo que sigue.

Este decreto es de aplicación para las rentas devengadas a partir del 1º de agosto de 2011. Por ende, las retenciones a realizar sobre los haberes de junio 2011 y de julio 2011 se guían por las normas previas y no son afectadas por el nuevo decreto. Esto implica -en el contexto de las normas previas y de las normas generales- el cálculo específico para los medio aguinaldos y cualquier aguinaldo al cese liquidado en junio, así como la efectiva consideración de cualquier aguinaldo al cese liquidado en julio.

El decreto 199/011 excluye el sueldo anual complementario del cálculo de las retenciones mensuales y también del cálculo de los anticipos bimestrales que eventualmente deba efectuar quien lo percibe, alcanzando esta exclusión tanto a las rentas como a las deducciones proporcionales correspondientes al aguinaldo.Aunque ya implícitas en lo que antecede, conviene realizar varias precisiones:

- Esta modificación afecta tanto a las retenciones mensuales como a los anticipos bimestrales. Por el contrario, la realización y cálculo del ajuste anual no es modificada en ningún sentido, ni siquiera por ninguna de las precisiones siguientes. Tampoco se modifican las circunstancias en que el contribuyente puede reducir lícitamente los anticipos.

- Aunque lógicamente se dispuso la desaparición de las normas específicas vinculadas al medio aguinaldo de junio, las nuevas disposiciones se aplican a cualquier aguinaldo liquidado.

- No sólo no se suma el aguinaldo como parte de las rentas computables sometidas a la escala de rentas sino que, en una suerte de generalización de lo que ya disponían las normas específicas del medio aguinaldo de junio, tampoco se suman los aportes personales a la seguridad social generados por el aguinaldo como parte de las deducciones admitidas sometidas a la escala de deducciones.

Cuanto antecede tiende a reducir las retenciones mensuales y los anticipos bimestrales, en ningún caso lo contrario. Como contrapartida parcial, cuando la renta mensual computable en relación de dependencia supere las 10 BPC ($ 22.260 al momento del dictado del decreto), la parte gravada por aportes personales a la seguridad social -sin considerar el tope de aportación a las AFAP- se incrementará un 6%.Aquí parecen de rigor algunos comentarios adicionales:

- Para determinar si se superan las 10 BPC no se debe considerar el incremento del 6%. Esto no se concluye sólo por simple sentido común sino que resulta de la recta interpretación literal de la disposición, sin desmedro que hubiera sido más claro que la misma lo dijera explícitamente.

- Aunque no hubiera sido explícitamente aclarado, igualmente sería inaplicable el tope de aportación a las AFAP a efectos de calcular el incremento del 6%. En efecto, este tope sólo es aplicable a los efectos explícitamente dispuestos, no siendo en ningún caso aplicable implícitamente o por analogía.

- Como forma parte de la parte de la renta computable que está gravada por aportes personales a la seguridad social, cualquier aguinaldo liquidado en el mes será también tomado en cuenta para calcular el incremento del 6%. Esto sin desmedro que, como consecuencia de su explícita exclusión, no forma parte de la renta computable ni siquiera para determinar si se superan las 10 BPC.

Nada de lo dicho en los dos párrafos anteriores es aplicable en ningún caso a los trabajadores comprendidos en la ley 14.411, es decir a los aportantes al Sector Construcción del BPS.

Además que parte de lo dicho podría no ser compartido, otros aspectos u otras consecuencias del decreto 199/011 pueden dar lugar a dudas. No pueden descartarse aclaraciones oficiales u oficiosas al decreto mencionado ni ajustes formales al mismo o a otros aspectos del decreto 148/007; los primeros meses de aplicación de este nuevo decreto, y en particular las situaciones que provoque en el mes de diciembre, pueden ser fundamentales para la definitiva clarificación del nuevo régimen.

[NOTA: Este comentario ha sido editado el 21/07/2011 sólo para corregir errores ortográficos y mejorar su presentación, sin modificar ni actualizar su contenido]

Additional information