Existen diversos estímulos fiscales para promover la inversión y en general la actividad empresarial, los cuales alcanzan también a la industria de la construcción y a actividades conexas a la misma. Parte de estos beneficios son los aplicables a cualquier actividad industrial, mientras que otros no representan un estímulo directo a la industria de la construcciónpero refieren a actividades asociadas, comercialmente o incluso económicamente. Esta nota intenta realizar un repaso breve y parcial de estos beneficios.

La DGI ha sostenido tradicionalmente quelas diferencias de cambio derivadas de cuentas de activo constituyen ingresos, así de hecho resulten ingresos negativos, y quelas derivadas de cuentas de pasivoconstituyen gastos, así de hecho resulten gastos negativos. Este criterio tan tradicional y tan criticado por la doctrina parece estar cambiando a la luz de la muy reciente consulta 5.465 del 10 de febrero de 2011.

En relación al trabajo dentro de la relación de dependencia, hasta el 31/12/2010 se aplicó estrictamente el principio de fuente uruguaya, es decir que la remuneración de los dependientes por su trabajo fuera del país -o por la parte de sus servicios prestados fuera del país- no estaba alcanzado por el IRPF.Como consecuencia, los empleadores contribuyentes de IRAE no podían deducir en este impuesto el gasto correspondiente a la parte de las remuneraciones no gravadas por IRPF.La aplicación estricta del principio de fuente -exceptuada sólo en el caso específico de las personas de nacionalidad uruguaya en determinadas misiones oficiales en el exterior- generó una cantidad bastante significativa de problemas, dudas, interpretaciones y soluciones, todo lo cual queda atrás a partir del 01/01/2011 con la entrada en vigencia del artículo 792º de la ley 18.719.

Las consultas de la DGI 5.355 y 5.357 del 27 de octubre de 2010 vuelven sobre la retención del 7% de IRPF o IRNR en la distribución de dividendos y utilidades, ahora considerando las modificaciones introducidas por el decreto 257/010 de 24/08/2010 que ya fueron objeto de un anterior comentario. Estas consultas implícitamente reconocen la invalidez de la interpretación previa de la DGI, acerca del concepto de resultados acumulados al inicio del primer ejercicio comprendido en el IRAE, contenido en las consultas 5.274 del 11 de marzo de 2010 y 5.407 del 23 de julio de 2010.

Los beneficiarios de distribuciones de utilidades o dividendos están en muchos casos gravados por IRPF o IRNR –según se trate de residentes o no– a la tasa del 7%, impuesto que debe ser retenido por la sociedad que distribuye. El reciente decreto 257/010 del 24 de agosto de 2010 justifica prestar atención a dos de los muchos aspectos vinculados a este asunto: el orden de imputación de las utilidades distribuidas y el concepto de resultados acumulados involucrado en la primera imputación.

Additional information