Antes de iniciar cualquier actividad empresarial es imprescindible o muy conveniente conocer algunos aspectos del contexto en que se va a actuar y adoptar una serie de decisiones relevantes para el futuro de la empresa, en particular:

  • Naturaleza jurídica de la empresa: SA, SRL, sociedad colectiva, sociedad de hecho, empresa unipersonal, etc.
  • Impuestos nacionales que gravarán la actividad.
  • Alternativas fiscales: opción IRAE para rentas comprendidas en el IRPF, opción IMEBA para rentas de la explotación agropecuaria, liquidación ficta del IRAE, pequeña empresa, monotributo.
  • Beneficios fiscales aplicables: beneficios generales automáticos, beneficios automáticos por el tipo de actividad, beneficios no automáticos por el tipo de actividad, régimen de promoción de inversiones.
  • Obligaciones fiscales propias de la actividad y derivadas de las decisiones y opciones adoptadas.
  • Responsabilidad como agente de retención, como responsable sustituto o por obligaciones tributarias de terceros.
  • Requisitos legales y fiscales en materia de contabilidad, emisión de estados contables e informes profesionales.
  • Liquidación de haberes, cálculo de aportes y declaraciones al BPS.
  • Planilla y libro de trabajo y otras obligaciones frente al MTSS.
  • Seguro de accidentes de trabajo.
  • Otras obligaciones de la empresa o propias de la actividad.
  • Organización y recursos para atender cuanto antecede: personal, programas de computación, tercerización de tareas.
  • Otros temas de interés para los empresarios.

Infortunadamente muchas veces se asumen, incluso sin tener conciencia de ello, posiciones que a mediano o largo plazo se revelarán inconvenientes, y a veces hasta un serio impedimento para la buena marcha de la empresa. Para resolver rápida y efectivamente los puntos expuestos, se necesitará información general sobre:

  • Dueños o socios o accionistas principales, conocimiento y vinculación previa entre ellos, y actividades de los mismos que puedan vincularse con la nueva empresa.
  • Actividad a desarrollar y breve descripción del modo en que piensa llevarse a cabo.
  • Volumen de ingresos previstos y rentabilidad esperada.
  • Financiación de la actividad, capital previsto y modo de aportación.
  • Organización a priori planeada: personal, lugar físico, recursos informáticos.
  • Preferencias a priori de los empresarios y aspectos de su particular interés o preocupación.

Luego de una entrevista para recabar dicha información, la cual no requiere mayor grado de precisión ni de detalle, un profesional con experiencia podrá establecer un informe con informaciones pertinentes, alternativas aplicables y sugerencias concretas, en un plazo típicamente inferior a una semana.

Additional information